A trece meses de Monticas: quiso hacer un reclamo y el personal a cargo se escondió Una madre viajó con su hijo con discapacidad hasta la ciudad de Rosario. Cuando arribó a destino estuvo dispuesta a detallar las irregularidades del viaje, sin embargo no pudo hacerlo

De no creer. Los funcionarios a cargo del transporte interurbano de pasajeros en la Provincia parecen no haber aprendido la lección. En la tarde de ayer se vivió una situación insólita cuando una mujer, oriunda de Casilda, quiso esgrimir quejas por las irregularidades que observó en el viaje que la transportó a hasta Rosario. Nadie se hizo responsable e, incluso, fue ignorada.

Alicia se subió a un micro del 33/9 en la garita de la esquina de Ovidio Lagos y San Juan. Como primera infracción, el chofer no le dio el seguro que le correspondía a su hijo -un joven con discapacidad- y tampoco estaban libres los asientos 1 y 2, que son los lugares reservados para ese tipo de situaciones. Para colmo, cuando el rodado se detuvo frente a la Facultad de Veterinarias, el interior quedó repleto y varios pasajeros viajaron parados.

“Se supone que después de lo que pasó con Monticas no se puede hacer eso. Incluso en el pasado hubo colectiveros que no le dejaron subir por falta de asientos”, aseguró la mujer en diálogo con Radio Casilda. Pero lo más indignante llegó más tarde, cuando se acercó a la oficina de reclamos y le denegaron la solicitud porque aparentemente “sólo atendían cuestiones nacionales”. De todas formas, en Informes la derivaron nuevamente hacia ese sector y, según su relato, cuando retornó, la persona que estaba atendiendo apagó la luz y se escondió.

Alicia estuvo casi dos horas deambulando por la terminal, queriendo sacar un pasaje para su  hijo y finalmente lo consiguió cuando se acercó nuevamente hasta la ventanilla e intentó filmar a la mujer que antes se había ocultado. “A las dos hora, cuando se fueron muchas de las personas que estaban esperando, volví y me hizo el trámite de forma manual”, detalló.

Un comentario

  1. No se a que se refiere cuando se menciona a una empresa que ya no existe, en una queja contra la empresa que desde hace un año tiene los corredores de las mismas.
    Se debería tener en cuenta la situación, distintas empresas, distintas unidades y distinto personal.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

 

A %d blogueros les gusta esto: